martes, 13 de diciembre de 2011

La evaluación diagnóstica o inicial.

Objetivos generales.

·         Conocer los aprendizajes previos de los alumnos, individuales como grupalmente. Estos se establecen gracias a las estrategias que el docente debe aplicar para conocerlos.
·         Establecer, a partir de la recogida de información, el nivel de desarrollo real de cada niño.
·         Diseñar a partir de esta información, el plan de acción anual (estrategias) que se va a implementar durante todo el proceso educativo.
·         Definir los propósitos a lograr durante todo el proceso enseñanza/aprendizaje.

Objetivos específicos:

·         Conocer y valorar el desarrollo integral de los niños, en función a la metodología propuesta por el docente.
·         Establecer criterios claros evaluativos para la posterior puesta en marcha del plan anual.
·         En función de la previa evaluación, establecer estrategias adecuadas al nivel, en base a características y capacidades de los niños.
·         Establecer propuestas claras y pertinentes por medio de experiencias de aprendizaje diarias que respondan a los intereses y de significado para el niño.
·         Establecer propuestas metodológicas basándose en experiencias significativas y en el juego.

La evaluación en sí, es un proceso continuo, sistemático y dinámico con el fin de recoger información útil en el proceso de enseñanza/aprendizaje, para tomar las decisiones necesarias y pertinentes dentro del proceso mismo. Además de ser un recurso educativo, permite cimentar las bases para adoptar decisiones adecuadas y pertinentes. Una evaluación de estas características ofrece al máximo información sobre el nivel de desarrollo de los niños como también se podrá mejorar el proceso educativo para obtener la información que se desea. Como la evaluación siempre debe estar en constante movimiento, se deben identificar y establecer tres momentos dentro del proceso educativo; la evaluación diagnóstica (obtención o recogida de la información), la evaluación formativa y la evaluación sumativa.
En relación con la primera evaluación (diagnostica o inicial), el propósito fundamental de esta primera evaluación es la de conocer los conocimientos previos de los niños para que se puedan establecer los objetivos claros y pertinentes para la ejecución de todo el proceso educativo, "la característica más importante es el conocimiento previo, o sea, el conjunto de conocimientos pertinentes que el alumno o alumna ya poseen para la nueva situación de aprendizaje, antes de incorporarse a ésta".(1)
Cabe destacar que la evaluación inicial debe contemplar las necesidades y características individuales como también del grupo curso, protagonistas esenciales de este proceso, con el propósito de adoptar y adecuar una metodología pertinente a las necesidades de los niños.
La evaluación diagnostica, pensada desde una perspectiva constructivista, considera la observación como instrumento eficaz y pertinente para la recogida y registro de la información, para su posterior análisis, interpretación y por último la toma de decisiones.
La finalidad de la evaluación en esta etapa “tiene por objeto evaluar la adquisición de las capacidades indicadas en los objetivos generales de la etapa. Se trata por tanto de evaluar el logro de determinadas capacidades, relacionadas con el movimiento y el control postural, las primeras manifestaciones de la comunicación y lenguaje, el aprendizaje en el uso del lenguaje, las pautas elementales de la convivencia y relación social, el descubrimiento del entorno inmediato, el descubrimiento de las características físicas del mundo en que vive, entre otras”(2).

Bibliografía:

(2)Pág:251 “Evaluación educativa y promoción escolar” Castillo, S; 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada